Français | English

Historia | Objectivos | Consejo de fundación | Financiamientos | Mención de excelencia
Sesiónes internacionales | Sesiónes regionales y nacionales | Seminarios
Thématique | Perspectives régionales | Dossiers du CIFEDHOP | Contribuciónes EPU
Introducción| Plataforma sobre el seguimiento del EPU| Conectarse
subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link | subglobal8 link

Centro internacional de formación para la enseñanza de los derechos humanos y la paz

Contribución del CIFEDHOP para la elaboración de la
Declaración sobre la Educación y la Formación a los Derechos Humanos

(Marrakech, 15-16 de Julio 2009)

1. La preparación y la elaboración de una Declaración sobre la educación y la formación a los derechos humanos supone prealablemente, en la medida de las posibilidades, un balance de las reglas previstas en los tratados, y sobretodo, un conocimiento de la práctica de los principales actores en la materia : los Estados, los Comités encargados de los tratados, el Relator especial sobre el derecho a la educación, y por fin de las organizaciones no- gubernamentales. En efecto para que la Declaración proyectada pueda tener una influencia significativa en vista de la effectividad de la educación en derechos humanos (adjunto EDH), es preciso conocer el conjunto de actores y de procedimientos como un sistema en donde todos los elementos están relacionados y se influencian mutualmente.

2. El reconocimiento de las reglas aparece. Numerosos son los tratados por los cuales los Estados se comprometen a poner en práctica esta educación en derechos humanos. A título de ejemplo, bajo una forma ou otra, ésta esta prevista en los siguientes textos : la Declaración Universal de los Derechos Humanos (Art. 26.2), la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial (Art. 7), el Pacto Internacional relativo a los Derechos Económicos, Sociales y Culturales ( Art. 13.1), la Convención de todas las formas de Discriminación sobre las Mujeres (Art. 10 c), La Convención relativa a los Derechos de los Niños (Art. 29.1), la Convención de la UNESCO sobre la lucha contra las Discriminaciones en el campo de la Enseñanza (Art. 5.1 a).

3. De allí deducimos que de este conjunto completo de interpretaciones realizados por los diversos actores, basicamente los órganos de los tratados, se puede entonces deducir que la educación a los derechos humanos significa « a ) Los derechos humanos en el contexto de la educación : esto significa cuidar que todos los elementos y medios de enseñanza, incluso los programas, los manuales, los métodos y la formación sont propicios al aprendizaje de los derechos humanos; b) Los derechos humanos en el contexto de la educación : esto significa cuidar el respeto y el ejercicio de los derechos fundamentales de todos aquellos que intervienen en el sistema educativo». La EDH es por consiguiente, los derechos para la educación y los derechos humanos en la educación. Es en el contexto de esta doble dimensión de la EDH que puede y debe ser evaluada la práctica de los diferentes actores.

I - Los Estados
4. Lo que es de César es de César, primero es lo primero, comencemos por los Estados. Estos estan implicados en doble sentido. Por un lado, estos han adquirido el compromiso de poner en práctica la EDH y por otro lado, ellos son igualmente los responsables no solamnet de los tratados, sino también, en el seno del Consejo de Derechos Humanos, del respeto por parte de los otros Estados, de las reglas previstas en el contexto del Exámen Períodico Universal (el llamado EPU).

5.- En lo que se refiere al primer punto, podemos señalar que la adhesión a la EDH, tal cual aparece en los diversos informes entregados sobre la aplicación de los diferentes tratados es bastante desigual. Las causas, de esta desigualdad, son bastantes amplias : desconocimiento total o parcial (basicamente sobre los derechos humanos en el contexto educativo) y / o confusión con la educación cívica, o con el llamado patriotismo y / o redución de la EDH a una mescla de materias existentes y / o limitado unicamente a la Convención de los derechos de los niños. Raros son los casos donde la EDH es aceptada en su doble dimensión señalada mas arriba. La misma constatación puede ser hecha a propósito de los informes en el contexto del exámen periódico universal (EPU).

6.- Esta situación tampoco es favorable en relación al segundo punto, es decir el papel de depositarios por parte de los Estados. A propósito de los tratados, debemos indicar que ningún Estado a utilisado la facultad de permitir que ciertos Estados introduzcan una comunicación delante del Comité correspondiente, en relación al no respeto por parte de otro Estado y de sus obligaciones. Esta facultad esta prevista en ciertos tratados que comportan una clásula sobre la educación en derechos humanos. Es necesario por lo tanto precisar, que en el contexto del sistema de las Naciones Unidas, todos, incluso los Comités ninguna comunicación en este sentido no ha sido presentada.

7.- Lo mismo ocurre en el contexto del EPU, llamado a ser una evaluación por parte de otros Estados. Apoyándonos sobre un análisis de las dos primeras seciones y de encuestas en sesiones posteriores, y en el exámen de los informes finales presentados, aparece que la EDH, no está presente, sino de manera marginal, y cuando es el caso, las recomendaciones son supérfluas hechas a Estados, que en función de sus informes, han puesto en práctica la EDH. Esta omisión, aparece de manera mas evidente en la creación del Consejo de derechos humanos, la Asamblea general de las Naciones Unidas le ha dado por vocación « de promover la educación y la formación en el contexto de los derechos humanos.

II.- Los Comités convencionales

8.-La práctica de estos órganos puede ser evaluada bajo dos aspectos. En primer lugar, formulemos la pregunta, en que medida sus directivas en aras de la elaboración de los informes periodicos de los Estados, integran estas, la EDH?. La pregunta es importante pués esta, deberá tener una incidencia directa sobre el contenido de los informes. En segundo lugar, porque en el exámen de los informes y en la formulación de las recomendaciones y observaciones por parte del Comité, cuál es el lugar acordado a la EDH?.

9.- La respuesta a la primera pregunta es bastante incierta. Dos de los Comités respectivos (Comité para la eliminación de la discriminación racial y el Comité de los derechos de los niños), han elaborado directivas que establecen una amplio margen de acción a este problema y indican al mismo tiempo la voluntad de respectar la letra y el espíritu del tratado. Las directivas de los dos otros Comités (Comité para la eliminación de la discriminación sobre las mujeres, y el Comité de derechos ecoómicos, sociales y culturales) son mas bién lacónicas, pués estos se contentan por el reenvío a la disposición del tratado antes citado, dejando por consiguiente, a los Estados un margen de maniobra considerable.

10.- Para que sea completa, la respuesta a la segunda pregunta se necesitaría un análisis sistemático de las recomendaciones de los diversos Comités a propósito de la EDH, lo que no está a nuestro alcanze. Sin embargo un estudio realizado en el seno de la Asociación mundial para una Escuela Instrumento de Paz (EIP) sobre el Comité de los derechos de los niños para los años 2006 y 2007, nos indica que el Comité : 1) se basa exclusivamente en los informes de los Estados, y que excepcionalmente recurren a otras fuentes*, 2) que aquella no se explica sistematicamente por las confusiones frecuentes entre la EDH y la educación cívica, o religiosa y que por lo tanto, 3) que aquella asume un interés desigual a la EDH en la organisación de la educación.

11.- Por consiguiente, una parte importante de los documentos en los cuales se basa el EPU, es justamente la compilación elaborada por el Alto Comisionado, a partir de las informaciones indicadas en los informes de los órganos convencionales. A partir de ésta, no es por lo tanto inútil de mencionar que la EDH está totalmente ausente de las compilaciones elaboradas en función de las dos primeras sesiones. Debido a estas interacciones, es decir, a la importancia que adquieren los trabajos de los Comités en la evaluación y aplicación de los tratados.

III.-. El Relator especial sobre el derecho a la educación.

12.- Puesta en práctica en 1998 por la Comisión de Derechos del Hombre, el mandato ha sido regularmente renovado, y después de la creación del Consejo de los Derechos Humanos, asumido por este último. Aquello lo podemos constatar en los diferentes informes elaborados por el relator especial donde han prevalecido ampliamente la cuestión de la realisación del derecho a la educación. Una evolución es sin embrago, perceptible desde la nominación del Señor Vernor Muñoz Villalobos, que parece acordar determinada importancia a la EDH en sus diversos trabajos, es el caso, basicamente, de su primer informe anual elaborado, luego de sus visitas a Marruecos y a Bosnia-Herzegovina.

13.- Pero al mismo tiempo, para que este trabajo sea útil se necesitaría que las conclusiones sobre las cuales recae, sean retomadas en el contexto de los diferentes procedimientos. A título de ejemplo, y no es una azar que sea en Marruecos, en la compilación preparada por el Alto Comisionado para los derechos humanos ante la presentación delante el EPU, ninguna referencia no ha sido hecha a las observaciones del Relator especial sobre el derecho a la educación sobre la EDH, contenidas en el informe luego de su visita al país.

IV. Las Organizaciones No-gubernamentales (ONG)

14.- El papel de las ONG es importante basicamente por que entregan fuentes alternativas de información sobre la situación de los derechos humanos en el mundo: directamente a los Comités convencionales y a otros procedimientos temáticos e indirectamente en el contexto de EPU. Pero sin embrago, debemos constatar que si ellas se interesan algunas veces al derecho a la educación, en la mayoría de los casos, ellas no toman en consideración que los aspectos cuantitativos esto es particularmente así en los países en vías de desarrollo. La impresión que sale de todo aquello es una especie de jerarquización implícita; el acceso a la educación en primer lugar, el contenido de la educación luego. Así por ejemplo, durante las dos priemras sesiones del EPU solamente Francia y Suiza han hecho observaciones sobre la cuestión en las complilaciones elaboradas por el Alto Comisionado.

V.- Recomendaciones en cuanto al contenido de la Declaración sobre la educación y la formación a los derechos humanos.

- Que ella retenga una definición de la EDH, que englobe los derechos humanos para la educación y los derechos humanos en la educación,
- Que ella señale que la EDH es una obligación convencional que recae sobre la casi totalidad de los Estados,
- Que ella indique que la EDH es una obligación autónoma, y que aquella no esta en nada subordinada a los recursos disponible,
- Que ella invita los Estados a conformarse a esta obligación, y a retener la concepción que promovía la Declaración, tomando desde luego gran importancia en sus informes respectivos, ante los los diferentes Comités y ante el EPU,
- Que ella invita igualmente a los Estados a resaltar la importancia de las recomendaciones luego del EPU,
- Que ella incita el Alto Comisionado de los Derechos Humanos a tener en consideración los documentos destinados ante el EPU, para su posterior elaboración,
- Que ella incita los diferentes órganos implicados por el EDH, basicamente los Comités a considerar con mucha atención en sus respectivas directivas para la elaboración de los informes periódicos de los Estados, asi como para el exámen de estos,
- Que ella alienta las ONG a preocuparse principalmente de la EDH y de sus actividades.

Cifedhop, Ginebra 9 de Julio 2009

* Puede ser que éstas simplemente no existan ? Retour

Mapa del sitio | Creditos | © CIFEDHOP